FIT! Filosofía para tecnólogos

Y sin embargo… el razonamiento es el soporte

Todo lo que es y ha sido la tecnología ha surgido del razonamiento humano, como respuesta a su capacidad de asombro, de sorpresa… razonamiento como respuesta a situaciones límite como la muerte, la enfermedad, la ignorancia, la pobreza, la impotencia.. o por un razonamiento surgido de los desafíos, sueños e ideales, sí… el razonamiento humano precede a la tecnología pero es evidente que el razonamiento es precedido a su vez, por contextos desafiantes, captados, percibidos o intuidos por corazones sensibles…

De la sensibilidad pasamos a la intuición, la emoción, el sentimiento, de este al razonamiento cazador de respuestas, creador de soluciones como la tecnología.


Desde Aristóteles se ha indagado sobre la lógica del razonamiento y se descubrió lo deductivo y lo inductivo, más tarde Bacon resaltaba el valor del razonamiento inductivo, ambos razonamientos son la base de la estructura de la ciencia, sin embargo, el siglo pasado la recurrente necesidad de cambio y los desafíos de la innovación, demandaron la búsqueda, el rescate y la puesta en escena de un tipo de razonamiento que soporte la lógica del descubrimiento, de la invención: el razonamiento abductivo.

El filósofo pragmático norteamericano Charles Sanders Peirce genera una propuesta asistemática ciertamente como debiera ser todo aquello que innove y cuestiones los estatus quo de las lógicas establecidas basadas en razonamientos deductivos e inductivos. Peirce propone el razonamiento inductivo como un generador de las hipótesis explicativas como un paso previo, al razonamiento inductivo que pone a prueba las hipótesis para que finalmente el razonamiento deductivo las establezca el marco teórico en el contexto de la ciencia.

Del razonamiento abductivo y de su capacidad para detonar invención e innovación, trataremos con más detalle.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.